Fondo Monetario Internacional
 
Extracto de las propuestas para la reforma del Régimen Previsional Argentino elaboradas por el Fondo Monetario Internacional en el último informe del 10.11.2016, en base a lo previsto en el artículo IV del IMF’Articles of Agreement1
 
Caja 7. Régimen Previsional Argentino: Opciones para la Reforma

Antecedentes: El gasto previsional ha aumentado debido a la expansión del número de beneficiarios y la introducción de una jubilación básica sin aportes. Con el tiempo, la estructura de los  beneficios, sin embargo, ha sido erosionada. Además de los aportes y contribuciones de la Seguridad Social, el sistema se financia desviando hacia la ANSES el 15% de los recursos impositivos que integran el fondo de coparticipación federal. El sistema está parcialmente financiado con cerca del 10% del PBI en activos incluidos en el Fondo de Garantía y Sustentabilidad.

Proyecciones a largo plazo. Los desbalances en el sistema se agravan por:
 

Opciones para la Reforma. Corregir estos desbalances requeriría una combinación de:
  ——————

Notas:

 
Comentario de la Dirección de la revista

Con relación a la simplificación de la fómula de movilidad, estoy de acuerdo parcialmente con lo que propone el FMI. En el año 2008, en el Informe al Honorable Congreso de la Nación (Comisiones de Previsión Social y Presupuesto), sobre el proyecto de régimen de movilidad previsional, RJP TXVIII, 309, dije: Por tal razón nos inclinamos por una fórmula muy simple que sólo refleje el incremento de los salarios de los activos (SIJP o RIPTE)... La creación de una fórmula compleja no asegura nada. Al contrario, se presta a mayores manipulaciones y complicaciones. Lo simple es amigo de lo transparente. Cualquier jubilado sabe cómo crece el salario de sus ex-compañeros y puede ignorarlo todo respecto de la recaudación impositiva y previsional. Por tal razón, considero que conviene simplificar la fórmula de la movilidad, atándola al movimiento del sueldo promedio de los activos aportantes, y no a la serie de precios minoristas como propone el FMI.

En cuando a la tasa de sustitución, que según el FMI es del 72%, quiero decir que eso no es correcto: El cociente entre jubilación media al mes de septiembre de 2016 ($10.721,20) y el salario medio según el RIPTE, a ese mismo mes ($19.666,45), es igual a 54,51%. A mayor abundamiento, el mismo Diego Bossio, cuando era Director Ejecutivo de la ANSES, el 15 de mayo de 2012, en su Presentación de ANSeS ante la Comisión Bicameral de Control de Fondos de la Seguridad Social (RJP TXXII, 250), dejó constancia que la tasa de sustitución promedio del SIPA se encuentra en 52,1% considerando moratorias y 60,8% sin tenerlas en cuenta. En un trabajo realizado en el año 2010, La tasa de sustitución en la jubilación ordinaria de la ley 24.241, RJP TXX, 1, que analiza el período 1994/2010, se demostró que la tasa de sustitución de todo ese período se mueve alrededor del 50% del último sueldo.

Por último, por ser sólo del 50% la tasa de sustitución, las mujeres se resisten a jubilarse a la edad mínima de 60 años y una gran proporción de ellas postergan el retiro hasta los 65 años, de acuerdo a una opción que les dá la ley 24.241. Por tal causa, la reforma propuesta por el FMI no puede tener la trascendencia que en el informe se resalta.

No sé si la discrepancia en el tema de la tasa de sustitución es responsabilidad exclusiva de los funcionarios argentinos que asesoran al FMI o a estos últimos, pero es conveniente dejar en claro que algunos supuestos sobre los que se basan las recomendaciones, no son correctos.

Guillermo Jáuregui