Eugenio Semino (*)
 
Canasta Básica de los Mayores
(Abril 2019)

En esta medición de la Canasta de los Mayores confirmamos la continuidad e intensificación de las variaciones que hemos observado de forma semestral durante los últimos 9 años, siendo esta la medición n° 21, efectuada consecutivamente desde la Defensoría de la Tercera Edad.  .

En este período el valor de la Canasta Básica de los Jubilados es de $ 30.524 al 1 de abril de 2019.
 
Período 
Valor Canasta Básica 
Diferencia absoluta por período 
Diferencia relativa acumulada por período 
may-10 
$ 2.053,00 
dic-10 
$ 2.458,81 
$ 405,81 
19,76% 
may-11 
$ 2.691,48 
$ 232,67 
9,46% 
nov-11 
$ 3.059,17 
$ 367,69 
13,66% 
may-12 
$ 3.519, 42 
$ 460,25 
15,03% 
dic-12 
$ 3.973,31 
$ 453,89 
12,90% 
may-13 
$ 4.298,39 
$ 325,08 
8,18% 
dic-13 
$ 4.885,37 
$ 586,98 
13,65% 
may-14 
$ 5.677,96 
$ 792,59 
16,22% 
nov-14 
$ 6.720,37 
$ 1.042,41 
18,36% 
may-15 
$ 7.608,45 
$ 888,08 
13,21% 
nov-15 
$ 8.611,94 
$ 1.003,49 
13,19% 
abr-16 
$ 11.031,22 
$ 2.419,28 
28,09% 
ago-16** 
$ 13.240,44 
$ 2.209,22 
20,03% 
dic-16 
$ 14.062,34 
$ 821,90 
6,21% 
may-17 
$ 16.134,00 
$ 1.805,66 
12,84% 
nov-17 
$ 17.523,00 
$ 1.389,00 
8,61% 
abril-18 
$ 19.290,35 
$ 1.767,35 
10,08% 
ago-18 
$ 21.127,02 
$ 1.836,67 
9,52% 
dic-18 
$ 26.043,39 
$ 4.916,37 
23,27% 
Abril-19 
$ 30.524,00 
$ 4.480,61 
17,21% 

 
 
 

 
La Canasta Básica del Jubilado se mide dos meses por año, desde hace casi una década. En virtud del desmedido aumento inflacionario que se observa en nuestro país en los años de mayor inflación se han realizado mediciones extra como en el 2014, 2016 y 2018.

En el mes de abril la medición total alcanza los  $ 30.524.

Los rubros que se consideran son alimentos, productos de higiene y limpieza, medicación y artículos de farmacia, impuestos y servicios, transporte, vestimenta, gastos de vivienda y recreación.

Este monto continúa denotando un desfasaje con los haberes de alrededor de 2.500.000 jubilados y pensionados que perciben una remuneración mínima de $ 10.400, quienes apenas alcanzan a cubrir un 30% de las Necesidades Básicas que deberían garantizar su vida digna.

Sin olvidar que las Pensiones No Contributivas y la Pensión Universal para Adultos Mayores están en un rango del 70 – 80% menos de la jubilación mínima, $7287,25 y $8328,29 respectivamente, que perciben aproximadamente 1.300.000 de personas.

Resumiendo, vivenciamos que hay más de un 70% de mayores sin poder cubrir sus Necesidades Básicas. Inclusive, en aquellos casos en los cuales se perciben 2 haberes estarían sólo aproximándose a los valores de esta Canasta.

Por todo lo expuesto, seguimos reclamando que las jubilaciones y pensiones mínimas sean, por lo menos, acordes a la Canasta Básica del Jubilado.

Asimismo, exigimos al Poder Ejecutivo Nacional un urgente reajuste de emergencia para jubilados, pensionados y discapacitados, de $ 6000, integrado a sus haberes. Este reclamo, que ya hemos exigido desde esta Defensoría de la Tercera Edad el 6 de octubre del año pasado, ha sido desoído en su momento, y la situación se ha deteriorado aún más.

Inclusive, el criterio de vulnerabilidad del sector fue ratificado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el caso GARCIA MARÍA ISABEL S/ GANANCIAS donde invocan, los 4 votos de los Ministros que eximieron a la presentante de ese impuesto, el concepto de vulnerabilidad etárea incorporado en la Reforma de la Constitución del año 1994 en el Art. 75 Protocolo de San José de Costa Rica y Protocolo de San Salvador, que en su artículo 17 establece en forma fehaciente que el haber de las Personas Mayores tiene que ser acorde a la satisfacción de las Necesidades Básicas de éstos y no puede ser recortado, ni disminuido en poder adquisitivo porque se afectarían los Derechos Humanos de este segmento social.

Los recursos del Sistema están para afrontar la erogación. Proviene esta propuesta del flujo del Fondo de Sustentabilidad y Garantías (el que supera el billón de pesos) que en el acápite 4° de su reglamento establece que cuando exista una pérdida de “cuantía” dicho fondo debe acudir en auxilio de ANSeS para recuperar ese menoscabo.

Nos ponemos a disposición del Ministro de Economía, o del funcionario que designe el Poder Ejecutivo, para debatir este pedido públicamente, ya que los jubilados no necesitan una dádiva, sino que se reconozcan efectiva y no discursivamente, sus derechos.