Silvia Ballesteros
 
Modalidades de ceses  para jubilarse como docentes de la Provincia de Buenos Aires

La jubilación como subsistema de seguridad social implica la posibilidad de cobrar un beneficio en base a las contribuciones realizadas durante la vida laboral. Para el caso de la provincia de Buenos Aires donde no es posible completar aportes con ningún tipo de moratoria ni beneficio por exceso de edad, para poder acceder a la prestación previsional, es necesario reunir la totalidad de requisitos exigidos para los diferentes beneficios contributivos que otorga el IPS (Instituto de Previsión Social de la provincia de Buenos Aires).

Para ello es obligatorio para la provincia cesar en los servicios activos en relación de dependencia, dado que existe una incompatibilidad entre cobrar la jubilación y continuar o reingresar a cualquier trabajo en relación de dependencia.

Sin perjuicio de ello la docencia en actividad se encuentra excepcionada.

Para realizar esa renuncia existen dos formas: el cese definitivo y el cierre condicionado de cómputos.

El cese ordinario definitivo implica la desvinculación del cargo desempeñado y da en algunos casos el derecho a percibir un anticipo jubilatorio sin prestar servicios hasta tanto se otorgue su jubilación y hasta un plazo máximo de un año.

Es la desvinculación de la relación laboral con el empleador. Para nuestro tratamiento la desvinculación es el Estado o un colegio privado.

Para el caso de los docentes que se encuentran activos en DGCyE lo harán a través de un formulario por medio del cual le comunicará a su superior jerárquico su decisión de dejar de prestar servicios en la Escuela en la que se encuentre activo.

En párrafos anteriores se dijo que el anticipo se puede cobrar en algunos casos, no correspondiendo para todos. El anticipo jubilatorio la ley lo establece solo para aquellos docentes cuya caja otorgante es el IPS. Si la caja por donde se jubila fuera Anses u otra no sería posible cobrar el anticipo jubilatorio.

Por otra parte mas allá de que la ley diga que se abonará hasta el plazo máximo de un año, en la práctica el mismo se paga hasta el momento en que es otorgado el beneficio.

En éste sentido el artículo 71 establece que no dará curso a solicitudes de reconocimiento si se encuentra activo el agente que lo solicite.

El artículo 71 de la Ley 9650/80 establece “El Instituto de Previsión Social no otorgará prestaciones jubilatorias hasta tanto no se acredite el cese definitivo del agente en el desempeño de sus funciones. No obstante dará curso a las solicitudes de reconocimientos de servicios en cualquier momento en que sean presentadas sin exigir que se justifique la iniciación del trámite jubilatorio. Los servicios prestados con anterioridad a la vigencia de esta Ley, serán reconocidos y computados de conformidad con las disposiciones de la presente”.

Al iniciar el trámite en Dirección General de Cultura y Educación se completa un formulario de cese en el cual se consignaran los cargos a los cuales renuncia. Este formulario debe ser presentado al superior jerárquico y luego el Consejo Escolar certifica la firma.

Para los docentes de colegios privados se realiza la documentación por triplicado firmada por el representante legal del colegio y se ingresa a la DIEGEP.

Dicha exigencia se encuentra regulada en la Resolución Ministerial N° 1821/78 la cual homologa el formulario de certificación de servicios, debiéndose legalizar el mismo de acuerdo a lo establecido por Ley 8946/77.

Para el caso de los colegios privados no está instrumentada la posibilidad de obtener anticipo jubilatorio al jubilarse, por lo cual debe tenerse en cuenta al momento de elegir la modalidad de cese que existen hoy en la Provincia de Buenos Aires.

Para el caso en que el docente se jubile por ANSES por ser ésta su caja otorgante podrá solicitar la certificación de servicios por medio del Cierre condicionado de cómputos. Esta es otra modalidad de cese o renuncia. Sin embargo en el cierre condicionado la desvinculación total con el empleador está condicionada a la obtención del beneficio jubilatorio. Mientras no se cumpla dicha condición el agente seguirá prestando servicios.

El cierre de cómputos permite que el agente que ha cumplido los requisitos de edad y servicios necesarios, inicie su trámite para la obtención de su jubilación pero permanezca en el cargo mientras se realicen las distintas etapas del trámite. Implica que una vez otorgado el beneficio, la consideración del último cargo o del mejor cargo se retrotrae a la fecha del cierre de cómputos; perdiendo la posibilidad de computar servicios posteriores a dicho cierre. También es relevante conocer que tiene carácter irrevocable, lo cual implica que una vez elegido este no podrá cambiarse.

ARTÍCULO 72.- (Texto según Decreto-Ley 10053/83). “Sin perjuicio de lo establecido en el artículo anterior, cuando el afiliado reuniere los requisitos para obtener el beneficio, podrá optar, en el momento de la solicitud para que el cómputo se cierre a esa fecha, aunque no hubiere cesado en la actividad. Esta opción es irrevocable y los servicios prestados entre la fecha de solicitud y la de cese no darán derecho a reajuste o transformación alguna”.

Esta opción era utilizada con mayor frecuencia con anterioridad a que se pusiera en práctica la modalidad de la jubilación automática docente y la modalidad ejecutiva.

Hoy la utilizan los docentes que se jubilan por ANSES. Esto sucede principalmente por la demora en la realización de la certificación de servicios por parte DGCyE, y DIEGEP  como alternativa a no dejar de percibir los haberes cuando la caja jubilatoria no es el IPS.

Es importante resaltar que el  organismo jubilador  le requerirá previamente a darle el alta de pago que la DGCyE  o DIEGEP  le entregue la certificación de sus servicios trabajados, denominada en el lenguaje docente “código”.

Una vez obtenido el código se llevará al IPS para que le otorguen el Reconocimiento de esos servicios.

Específicamente en cuanto al trámite de una jubilación ordinaria docente, el tiempo mínimo se calcula alrededor de 3 años hasta obtener definitivamente el beneficio, variando según el sistema de cómputos que se elija.

En éste punto y haciendo referencia al cese ordinario surgen en la provincia de Buenos Aires 2 nuevas modalidades que se agregan al existente cese de con y sin anticipo. Como un mecanismo de declaración jurada del docente  surge en 2006 la Jubilación Automática Docente (JAD)  y con un sistema de presentación y certificación virtual en 2011 se comenzó a implementar la Jubilación Ejecutiva (JE).

Estas dos últimas modalidades permiten a los docentes activos de la provincia optar por formas que lo benefician en cuanto al tiempo en que pueden obtener pago transitorio por jubilación y pensión en IPS.

La Resolución 18/06 del Honorable Directorio del Instituto de Previsión Social de la Provincia de Buenos Aires  fue una solución para  poner fin a un reclamo permanente que los docentes bonaerenses que venían realizando por la demora excesiva en obtener el beneficio jubilatorio definitivo.

Es a  partir de la Resolución 18/06 del Instituto de Previsión Social,  como autoridad de aplicación de la política previsional de la Provincia de Buenos Aires, con facultad de establecer un régimen de pago transitorio para aquellos casos donde el derecho resulte indubitable, donde se establece un nuevo proceso previsional para los docentes.

Sobre la forma en que se lleva adelante esta modalidad que no ha variado desde su implementación puede verse en el texto de la (*) Ponencia presentada en el 1º Congreso Provincial de Ciencias Jurídicas: “El Ejercicio de la Abogacía: Nuevos Paradigmas. El Rol de Los Colegios de Abogados en la Capacitación Permanente”, en el Colegio de Abogados de La Plata, los días 13 y 14 de septiembre de 2007. Esta ponencia que ha sido publicada en la Edición Nª100 de la Revista de Jubilaciones y Pensiones (rjyp) en el año 2007, siendo dicha información al día de hoy completamente vigente.
 

Exigencias para poder hacer uso de la modalidad J.A.D.

La modalidad JAD es únicamente para docentes que se encuentren activos en escuelas públicas y privadas de la provincia de Buenos Aires.

Para utilizarla resulta imprescindible que se reúnan los requisitos para obtener el beneficio jubilatorio  en las condiciones establecidas en el Decreto Ley 9650/80:

Se exige que acompañe copia de la presentación de la certificación de servicios y  renuncia fechada al último día del mes respectivo, y con un mínimo de 60 días de anticipación, ambas con el cargo de recepción del organismo empleador y se presente la declaración jurada que refleja la historia  laboral  ingresada y sellada en  la DGCyE. Debe agregar el reconocimientos de servicios con el correspondiente acto administrativo en caso que se hayan prestados en extraña jurisdicción y el Telex de la ANSeS.
 
La otra modalidad (JE)

Es una modalidad de cese definitivo, sustentado en el marco de la modernización del Estado. Si bien hoy continúa siendo  solo para unos pocos, el procedimiento es realmente un gran progreso.

El Sistema de Jubilación Ejecutiva se aprueba  por medio del Decreto 1770/11 luego de un trabajo conjunto entre el IPS, la DGCyE y la Secretaria General de Gobierno, acordando sistematización, simplificación y digitalización de pasos del tramite jubilatorio.

La Jubilación Ejecutiva es un sistema único que se realiza en  2 plataformas:

Para poder acceder a ella se requiere:
 

El trámite se inicia  por SAD  con un mínimo de 3 meses antes del cese renunciando siempre con fecha del último día del mes. Se completa los formularios por Internet desde el portal abc.gov.ar. La secretaria de asuntos docentes (SAD) le imprime el formulario de cese el cual firma y acompaña DNI, 4 pantallas de Anses.

De éste modo y en forma virtual todo el procedimiento se hace vía web, aunque va un respaldo papel en forma paralela, el beneficio se otorga por medio de las certificaciones de la DGCyE en forma virtual.

Ambos sistemas JAD y JE – tienen en común que el docente cobra el equivalente a lo que será su jubilación pero en ninguno de los casos hay un acto resolutivo. Para obtener la resolución de jubilación o pensión del IPS es necesario tener el código (certificación de servicios) y luego ingresar al organismos los mismos para que hagan el circuito por Fiscalía de Estado, Asesoría de Gobierno y las demás reparticiones.

Es simple advertir que la Provincia de Buenos Aires tiene un mecanismo de otorgamiento de las jubilaciones docentes artesanal y rudimentario donde no se cuenta con una base de datos eficiente que permita obtener el beneficio jubilatorio o de pensión con seguridad jurídica en forma definitiva y con tiempos razonables.

Como lo expresaba en el Manual de Jubilaciones Docente en 2013, es deseable que en algún momento el sistema cambie y sin perjuicio de tener la provincia mas de trescientos mil docentes activos, se aplique un mecanismo donde jubilarse no sea una carrera de obstáculos.